viernes, 25 de mayo de 2018

El bien de la paciencia (San Cipriano, VII)

La caridad es paciente. Sólo se puede amar con un amor sobrenatural si hay paciencia ya que la impaciencia es madre de pecados y destroza todo lo que toca.

La relación de la paciencia con la caridad es expuesta por san Cipriano.


"15. La caridad es el lazo que une a los hermanos, el cimiento de la paz, la trabazón que da firmeza a la unidad; la que es superior a la esperanza y a la fe, la que sobrepuja a la limosna y al martirio; la que quedará con nosotros para siempre en el cielo. Pero quítale la paciencia y queda devastada y no perdura, quítale el jugo del sufrimiento y resignación, y queda sin raíces ni vigor. 

En fin, cuando el Apóstol habla de la caridad, le junta el sufrimiento y la paciencia: “La caridad, dice, es magnánima, es benigna, no es envidiosa, no es hinchada, no se encoleriza, no piensa el mal, todo lo ama, todo lo cree, todo lo espera, todo lo sufre” (1Co 13, 4-5. 7). Con esto nos indica que la caridad puede permanecer, porque puede sufrir todo. Y en otro pasaje: “Aguantándoos, dice, con caridad, poniendo interés en conservar la unión del espíritu con el lazo de la paz” (Ef 4,2). Enseña que no puede conservarse ni la unidad ni la paz, si no se ayudan mutuamente los hermanos y mantienen el vínculo de la unidad con auxilio de la paciencia.

miércoles, 23 de mayo de 2018

¡Jesús! (El nombre de Jesús - I)


            Toda la historia de la humanidad, todas las esperanzas del pueblo de Israel sostenidas por las palabras de los profetas, todos los deseos, inquietudes, preguntas y búsquedas del corazón humano, encuentran una respuesta definitiva en un nombre bendito: “Jesús”. Jesús, el Señor, el Verbo encarnado, Hijo de Dios nacido de María Virgen por obra del Espíritu Santo. 


            Su nombre es fascinante: encierra Misterios grandes, y pronunciar su nombre, el nombre de Jesús, requiere amor y profunda humildad; respeto grande que se llama “temor de Dios”.

“Y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo” (Mt 1,21).

            ¿Qué significa la palabra “Jesús”? Lo encontramos en el sueño en que el ángel revela a san José el misterio de la Encarnación y su papel como custodio del Redentor. Ya san Jerónimo, gran biblista, comenta: “Jesús en hebreo significa salvador. El evangelista ha querido explicitar la etimología de su nombre al decir: “le pondrás por nombre”: Salvador, porque “es él quien salvará a su pueblo” (Com. in Mat, I,1,21). En efecto, explicando en su obra sobre la etimología de los nombres hebreos, afirmará el mismo san Jerónimo: “Jesús (1,1), salvador o que va a salvar”[1], y son palabras sinónimas “Jesús” y “Josué” –el que hizo al pueblo de Israel cruzar el Jordán y entrar en la tierra prometida-: ambos son salvadores del pueblo, y Josué mismo es anuncio, tipo y figura del mismo Jesús Redentor. Por eso ambos nombres, en hebreo, significan “salvador”[2].

            En el Antiguo Testamento aparecen en distintas ocasiones personajes con el nombre de “Jesús” o su equivalente “Josué”, que reciben una misión de Dios para salvar a su pueblo en circunstancias concretas, por eso su nombre siempre significa “salvador”, como en Ex 17,9[3], en Nm 13,16[4], también en Eclo 51,30 o especialmente en Mt 1,21 aplicándose a Cristo. Hay que recordar que, para la mentalidad bíblica, el nombre no es algo accidental, simplemente para identificar a una persona, sino que revela una misión, un encargo de Dios: por ejemplo, Cristo mismo cambiará a Simón su nombre por el de “Pedro”, “Piedra” sobre la que va a edificar su Iglesia (Mt 16,18), y podrían enumerarse muchos más ejemplos.

martes, 22 de mayo de 2018

El rito de la paz en la Misa (y III)

Para una digna realización del rito de la paz en la Misa, que refleje la verdad de lo que se hace -la paz de Cristo- y se evite lo que lo desfigura (meros saludos y abrazos sin más, intentando saludar a todos), la Congregación para el Culto divino, con carta de 8 de junio de 2014, ha recordado lo que ya estaba marcado.



Recoge citas del Misal romano y, explicando el sentido de este rito, recuerda cómo hay que realizarlo y cuáles son las maneras defectuosas que se han introducido.




6. El tema tratado es importante. Si los fieles no comprenden y no demuestran vivir, en sus gestos rituales, el significado correcto del rito de la paz, se debilita el concepto cristiano de la paz y se ve afectada negativamente su misma fructuosa participación en la Eucaristía. Por tanto, junto a las precedentes reflexiones, que pueden constituir el núcleo de una oportuna catequesis al respecto, para la cual se ofrecerán algunas líneas orientativas, se somete a la prudente consideración de las Conferencias de los Obispos algunas sugerencias prácticas:

a) Se aclara definitivamente que el rito de la paz alcanza ya su profundo significado con la oración y el ofrecimiento de la paz en el contexto de la Eucaristía. El darse la paz correctamente entre los participantes en la Misa enriquece su significado y confiere expresividad al rito mismo. Por tanto, es totalmente legítimo afirmar que no es necesario invitar “mecánicamente” a darse la paz. Si se prevé que tal intercambio no se llevará adecuadamente por circunstancias concretas, o se retiene pedagógicamente conveniente no realizarlo en determinadas ocasiones, se puede omitir, e incluso, debe ser omitido. Se recuerda que la rúbrica del Misal dice: “Deinde, pro opportunitate, diaconus, vel sacerdos, subiungit: Offerte vobis pacem” [8].

b) En base a las presentes reflexiones, puede ser aconsejable que, con ocasión de la publicación de la tercera edición típica del Misal Romano en el propio País, o cuando se hagan nuevas ediciones del mismo, las Conferencias consideren si es oportuno cambiar el modo de darse la paz establecido en su momento. Por ejemplo, en aquellos lugares en los que optó por gestos familiares y profanos de saludo, tras la experiencia de estos años, se podrían sustituir por otros gestos más apropiados.


domingo, 20 de mayo de 2018

El sufrimiento en cristiano (León Bloy)

Es una piedra de toque y un crisol para purificarnos y vernos; el sufrimiento en la vida cristiana está presente con dimensiones redentoras.

No resulta fácil vivirlo, sobre todo, buscando las razones para ese sufrimiento que muchas veces permanecen ocultas en el Misterio de Dios, pero que se nos da por mil causas distintas y buenas, bebiendo el cáliz del Señor.


Son esos tiempos de sufrimiento la mayor cercanía a Cristo, incluso cuando se muestra Ausente, o lo percibimos Ausente.

Es una paradoja en la vida cristiana, ya que el siervo y amigo no es menos que su Señor y ha de ser bautizado en el mismo bautismo de cruz con el que Cristo fue bautizado-crucificado.

"¡Señor Jesús, rogáis por los que os crucifician, y crucificáis a los que os aman!" (Bloy, Diarios, 14-junio-1895).

sábado, 19 de mayo de 2018

Plegaria: Jesucristo, Médico y medicina...

¡Jesucristo!

¡Jesucristo fue el amor de los santos!

¡Jesucristo fue la delicia de los santos!

Ellos ahondaron en su Persona, porque Jesucristo lo era todo para ellos. Fueron amados por Cristo y ellos respondieron a su amor con la totalidad de su ser.


Imitaron su vida, sus virtudes, los sentimientos de su Corazón, llegaron a pensar como Cristo, sentir como Cristo, trabajar como Cristo.

Naturalmente, oraron a Cristo y profundizaron en su Persona con la meditación, con la reflexión teológica, sin abarcar el Misterio de su Persona, que es inefable, siempre mayor.

Cristo es el Pastor y el alimento del rebaño a un tiempo; es el Médico y la medicina para las llagas del alma. Y sigue actuando y cuidando a los suyos con amor tierno y fiel.


            "¡Bendita sea tu misericordia, Señor, que tan a tu cargo están los enfermos, que para remedio de ellos “enviaste del cielo un gran Médico, porque –como dice san Agustín- había en el mundo un gran enfermo”!

            Este Señor, por ser Dios, es dueño de las ovejas, pues las crió con el Padre y con el Espíritu Santo. Y se llamó siervo del Padre en cuanto hombre, porque le sirvió y obedeció en la obra de la Redención de los hombres, según está escrito: Él libertará mi cautividad (Is 45,13). Y en otra parte: La voluntad del Señor en la mano de Él será prosperada (cf. Is 53,10). Este Señor fue del que está escrito que halló el camino de la doctrina y la dio a Jacob, su siervo, y a Israel, su amado…